Consejos de alimentación para la insuficiencia cardíaca – Ecuarritmias

Consejos de alimentación para la insuficiencia cardíaca

La insuficiencia cardíaca (IC) es una enfermedad crónica, de lenta progresión. El estilo de vida y la dieta son claves para prevenir la aparición de IC o frenar su progreso, lo advierten los cardiólogos.

El foco de la dieta, como vienen recomendando los especialistas para los pacientes cardíacos, se basa en reducir la grasa, la sal y el peso. Eliminar el tabaco y el alcohol.

no sal

“La sal colabora con la retención de líquidos en el cuerpo y esta es una de las consecuencias de la insuficiencia cardíaca, por lo que es necesario evitarla”, explica Luis Alberto Gómez Macías, cardiólogo especialista en arritmias. La retención de líquidos aumenta el volumen de sangre y por ende la presión arterial. El consumo de sal recomendado es de 5 gramos diarios, pero en personas con IC lo ideal es 3 gramos.

sal

El cardiólogo especialista en arritmias recomienda que para reducir la sal  lo mejor es no agregarla los alimentos y evitar las conservas, encurtidos, ahumados y enlatados.  “Se puede sustituir la sal por otros condimentos que den sabor”, asegura el cardiólogo especialista en arritmias Gómez Macías.

En el caso de las grasas los cardiólogos alertan que tanto las saturadas como las trans y el colesterol son enemigos de los vasos sanguíneos, porque se depositan en ellos y dificultan u obstruyen el paso de la sangre. “Muchos alimentos de consumo cotidiano son altos en grasas” dice el cardiólogo especialista en arritmias y enumera: los lácteos enteros, mantequilla, carnes grasas, embutidos, fritos, entre otros. Se recomienda no freír los alimentos y usar la parrilla, la plancha, el vapor o el horno.

El agua es un consumo a tener en cuenta, ya que el paciente con IC retiene líquidos. Los que presentan la enfermedad con síntomas leves o moderados pueden beber agua normalmente, a menos que el cardiólogo indique otra cosa. Pero los que tienen síntomas graves no deben superar los  2 litros de líquido al día (no solo agua, todos los líquidos como leches, jugos, sopas y algunas frutas).

El tercer objetivo de la dieta es que el paciente baje de peso, ya que esto le permitirá alivianar el trabajo que realiza el corazón y mejorar la calidad de vida. Pero, cuando la enfermedad es moderada a grave la pérdida de peso puede ser un problema porque la IC presenta síntomas como falta de apetito, malnutrición y pérdida de peso in intencional. El especialista deberá evaluar el estado nutricional del paciente.

Los pacientes con insuficiencia cardíaca suelen tomar diuréticos para evitar la retención de líquidos, en algunos casos esto produce una baja en el potasio por eso deberán incorporar alimentos que le aporten esto a su dieta (plátano, guineo, tomate, kiwi, etc).  Sin embargo, esto debe ser con control del cardiólogo ya que algunos medicamentos para la IC suben el nivel de potasio en sangre.

El alcohol (disminuye la fuerza con la que se contrae el corazón, aumentar la tensión arterial y favorecer las arritmias) y el tabaco están prohibidos en la dieta y son contraproducentes para el corazón. Es importante que a la dieta se le sume ejercicio físico (monitoreado por el cardiólogo). “El ejercicio debe comenzar progresivamente e ir aumentando en la medida de que cada paciente necesite”, advierte Gómez Macías, cardiólogo especialista en arritmias.  Los ejercicios ideales son caminatas, natación y andar en bicicleta.

 

m,m,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *