Vacaciones con un dispositivo cardíaco – Ecuarritmias

Vacaciones con un dispositivo cardíaco

 

Playa o montaña, un dispositivo cardíaco no limita las vacaciones

Salir de vacaciones con un dispositivo cardíaco implantado no alterará sus planes. Pero hay que tomar precauciones. Estamos hablando de marcapasos, cardiodesfibriladores implantables (CDI) y resincronizadores, indicados para tratar arritmias. Cada uno tiene sus características especiales, pero hay precauciones en común.

Antes de salir consulte a su cardiólogo especialista en arritmias sobre las actividades que planea realizar.

Si el viaje será en avión hay algunos puntos a prestar atención. Por ejemplo, al pasar por la aduana hay que avisarles a los oficiales que sufre de arritmias y tiene un dispositivo. La caja metálica de su dispositivo cardiaco podría activar el detector. “Los procedimientos de seguridad suelen ser rápidos. Es poco probable que su dispositivo sufra alteraciones con los detectores de metales o los aparatos de captura de imágenes de cuerpo completo”, explica el dr Luis Alberto Gómez Macías, cardiólogo especialista en arritmias. E indica: “Para minimizar los riesgos de interferencia no toque el equipo de detección y no se detenga en el detector de metales”.

Si el oficial decide usar el detector manual, pídale que no lo posicione sobre su dispositivo. Así evitará que haya una interferencia temporal y se manifiesten sus arritmias.

 

Elegir el destino

Vacaciones con un dispositivo cardíaco: playa, montañas, ciudades, ¿a dónde ir de vacaciones? “El dispositivo cardíaco no limitará su vida ni sus actividades rutinarias. Podrá disfrutar tanto del mar como de la montaña”, asegura el especialista. Sin embargo, deberá consultar a su cardiólogo especialista en arritmias en caso de que planee actividades extremas.

Los pacientes con CDI deben tener especial cuidado en no realizar deportes extremos, ya que la experiencia puede catalizar la arritmia y el CDI dará una descarga.

La playa no es un impedimento para un paciente con dispositivo cardíaco implantado. Puede disfrutar del mar, del sol y la arena, si ya ha pasado tiempo prudencial del implante. Es decir, la herida ya no tiene riesgo de infección. Pero este destino tiene algunas limitantes que su cardiólogo le informará. No podrá usar los buscadores de metales playeros a menos de 60 cm de distancia. Es uno de los artefactos que pueden afectar la función del dispositivo. El límite mayor que le dirá su cardiólogo es que no puede hacer buceo a más de 10 metros de profundidad. La carga de presión sobre el ritmo es tan grande que se puede deformar el dispositivo.

Un riesgo similar implica la montaña, pero a más de siete mil metros de altura.  En caso de que un paciente quiera escalar un pico de ese tamaño, el cardiólogo especialista en arritmias deberá evaluar el caso individualmente. El paciente con dispositivo cardíaco tampoco puede hacer ningún deporte o actividad en la que pueda ser golpeado en el pecho. Esto podría dañar el dispositivo. Tanto en vacaciones como en la vida cotidiana.

 

Dispositivo cardíaco ¿Qué hacer si falla en las vacaciones?

No importa donde esté, si siente algún síntoma debe ver a un cardiólogo. Si siente mareo, aturdimiento, un cambio en su frecuencia cardiaca o recibe una descarga del dispositivo cardíaco deberá ser visto por un especialista.

Al llegar a la sala de emergencias lo primero que deberá hacer es informarle al médico que usted tiene implantado un dispositivo cardíaco, qué marca y características tiene el aparato. También decirle cuál fue su diagnóstico de arritmias y medicinas que consume. Tener en cuenta que las medicaciones cardiacas pueden causar efectos adversos en ambientes muy fríos o calientes, sobre todo en pacientes anticoagulados.

Es posible que el profesional desee comunicarse con su cardiólogo especialista en arritmias para interiorizarse más de su caso.

 

m,m,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *