cardiólogo especialista en arritmias archivos – Ecuarritmias

All Posts Tagged: cardiólogo especialista en arritmias

Ejercicio contra las arritmias

El ejercicio contra las arritmias. La actividad física es un arma contra las arritmias en pacientes obesos. “Bajar de peso es necesario en estos pacientes. Pero, es más beneficioso si esto viene de la mano ejercicio físico. La actividad física rutinaria hace que mejore su capacidad cardiorespiratoria. Esto reduce el riesgo de fibrilación auricular”, asegura Luis Alberto Gómez Macías, cardiólogo especialista en arritmias.  Y agrega: “Hay que combinar ambas cosas, ejercicio y cuidados para bajar de peso”.

Un estudio publicado en 2015 en el Journal of The American College of Cardiology asegura que en pacientes obesos se reduce su riesgo de arritmia llamada fibrilación auricular más por el ejercicio físico que por la pérdida de peso.  El riesgo continúa decayendo en la medida de que el paciente sigue su rutina física. “La fibrilación auricular es una de las arritmias más comunes. También de las más peligrosas, ya que tiene riesgo de generar accidentes cerebrovasculares. Por eso, los pacientes con esta arritmia están anticoagulados”, explica el cardiólogo especialista en arritmias. Y además explica que la obesidad trae consigo otros riesgos que preocupan a los cardiólogos como muerte súbita, hipertensión, dislipidemia, arritmias ventriculares y  diabetes.

Ejercicio es un arma contra las arrtimias

La baja actividad física es un factor de riesgo para las arritmias como la fibrilación auricular. Esta investigación estudió pacientes con fibrilación auricular y 27 de índice de masa corporal (sobre peso) y los separó entre tres grupos: “bajo”, “moderado” y “alto” nivel de gimnasia cardiorespiratoria.

 Durante cuatro años midieron el impacto de su nivel fitness en la recurrencia de arritmias. El programa contemplaba pérdida de peso e incremento de ejercicio. Al cabo de cuatro años, en los pacientes del grupo de “bajo” nivel fitness había un 17 por ciento libre de arritmias. Por otro lado, en los del grupo “moderado” el 76 por ciento estaba libre de arritmias. Y en el grupo de alto nivel de ejercicios cardiorespiratorios, el 84 por ciento estaban libres de arritmias. Los investigadores detectaron que cada incremento en el equivalente metabólico (que mide el coste de energía en actividades físicas), había un 20 por ciento de reducción del riesgo de recurrencia de arritmias.

El estudio también comparó aquellos pacientes del grupo que ganó capacidad cardiorespiratoria y los que perdieron peso. Los resultados (libres de arritmias) eran dos veces mejores en los que habían ejercitado.

“Los pacientes con arritmia fibrilación auricular en su mayoría se benefician con el ejercicio físico moderado. Se reducen o desaparecen los síntomas y mejoran la calidad de vida. Pero, a algunos pacientes la actividad física les dispara los síntomas”, explica el cardiólogo especialista Gómez Macías. Agrega: “El paciente debe controlarse el pulso para mantenerse en un rango seguro. En especial los que son asintomáticos”.  Además advierte que durante la rutina hay que tener cuidado con los desmayos o fatigas extremas. “Se recomienda comenzar progresivamente la actividad, quizás iniciar con 15 minutos”, afirma el cardiólogo especialista en arritmias.

m,m,
VER MÁS

Remodelado cardíaco: ¿Qué es?

Remodelado cardíaco o del corazón suena a que hay un cambio de diseño, y algo de eso tiene que ver. Pero mientras que en la arquitectura remodelar edificios puede ser beneficioso, en los órganos del cuerpo esto trae consecuencias negativas.

Es un proceso progresivo como respuesta al daño agudo o crónico del corazón. Se producen alteraciones celulares neurológicas y hormonales para lograr que el corazón siga latiendo como debe. A pesar del estrés mecánico que sufre tras el daño. Este proceso deriva en insuficiencia cardíaca y fibrosis. A veces se producen aneurismas o ruptura del tejido.  

Causas del remodelado cardíaco

Existen varias causas que pueden provocar el remodelado cardíaco pero la más común es el infarto. Cuando se sufre un infarto agudo de miocardio parte del tejido cardíaco muere. Esto sucede por la falta de irrigación sanguínea al órgano. La interrupción es súbita. “El grado del daño que se produzca se relaciona con el tamaño de la arteria obstruida y con el tiempo que el paciente tarde en ser atendido”, explica Luis Alberto Gómez Macías, cardiólogo especialista en arritmias.

El tejido que muere no se reconstituye nunca más. Además, genera cambios en el corazón. El cuerpo necesita suplir la pérdida de tejido contráctil y se afecta al latir del órgano. “Partes del corazón se dilatan para cumplir con la tarea de contracción necesaria”, asegura el cardiólogo especialista en arritmias. Y agrega: “Así la estructura del corazón va cambiando y se afecta la función cardíaca”. A esto se llama remodelado cardíaco.

En los atletas el remodelado del corazón se da por otros motivos. En ellos hay un aumento de masa cardíaca debido al entrenamiento al que se someten. Se lo llama hipertrofia adaptativa.

Cualquier patología que resulte en una sobrecarga de presión o de volumen del corazón puede ser causa del remodelado cardíaco. Entre las que lo producen se encuentran: la hipertensión arterial crónica, la enfermedad congénita con comunicación intracardíaca, las enfermedades valvulares o la miocardiopatía dilatada. Otros factores que producen remodelación, aunque son menos comunes son las infecciones virales y la exposición a toxinas o agentes quimioterapéuticos.

Consecuencias del remodelado cardíaco

Medical Illustrations by Patrick Lynch, generated for multimedia teaching projects by the Yale University School of Medicine, Center for Advanced Instructional Media, 1987-2000.

El cambio de estructura,  forma y funcionalidad del órgano tiene consecuencias graves. Las cavidades se agrandan, el corazón pierde su forma característica y tiende a redondearse. Esto hace que no sea efectivo para bombear la sangre necesaria. “El remodelado puede ser  auricular o ventricular. El primero se relaciona a la arritmia fibrilación auricular. El segundo está asociado a un mecanismo hormonal”, afirma el cardiólogo especialista en arritmias.

Las investigaciones clínicas y experimentales indican que el remodelado celular se inicia tempranamente precediendo la aparición de los signos y síntomas de insuficiencia cardíaca.

Para diagnosticar el remodelado la herramienta fundamental de los cardiólogos es la ecocardiografía y la resonancia magnética. También la medición de los niveles neurohormonales.

m,m,
VER MÁS

Importancia del tratamiento post infarto

La importancia del tratamiento post infarto acentúa la preocupación de los cardiólogos porque sus pacientes no abandonen los cuidados.

Cuando la emergencia ocurre el paciente y su familia acuden al médico por ayuda. Una vez superado el infarto de miocardio, con el paciente estabilizado y listo para el alta, llegan las recomendaciones. Un cambio de vida es necesario. El susto inicial de haber pasado por un evento cardíaco grave colabora para adherir a las indicaciones del cardiólogo.

Los cambios más inmediatos y fáciles de hacer son los hábitos. La voluntad para sostener el cambio en el tiempo es lo más difícil. El cardiólogo indica modificaciones en la alimentación como parte del tratamiento. La dieta debe eliminar los excesos, las grasas, la sal, el azúcar grandes cantidades. También,  en la vida post infarto se deben suprimir el tabaco y el alcohol. El cardiólogo también recomienda tener una rutina de ejercicios semanal. Puede ser caminatas diarias, bicicleta, natación. No se aconsejan deportes de alta exigencia.

Fármacos en tratamiento post infarto

Otra parte del tratamiento post infarto es la medicación. Un paciente que ha sufrido un infarto de miocardio debe tener controlados sus niveles de presión arterial, colesterol y triglicéridos. Según el caso, los cardiólogos recetan fármacos como anticoagulantes y antiagregantes, bloqueadores beta  y estatinas.

El paciente debe ser prolijo y responsable en la toma de las pastillas. Sobre todo, debe seguir las indicaciones del cardiólogo, los horarios y la dosis. En algunos países se utiliza la polipíldora para facilitar la adherencia al tratamiento post infarto. En lugar de tomar cada medicación por separado, es una sola pastilla que engloba tres para el tratamiento post infarto. Los tres fármacos son: ácido acetilsalicílico (antitrombótico), artovastatina (colesterol) y rampiril (evita el remodelado del corazón). En los países donde se utiliza, los estudios concluyeron que había una adherencia al tratamiento 10 puntos mayor. Esta medicación llegó a Ecuador hace pocos meses.

Abandono del tratamiento post infarto

En Latinoamérica hay una creciente preocupación de los cardiólogos por el abandono de los tratamientos post infarto.  Si no se siguen las indicaciones aumenta hasta un 36 por ciento el riesgo de un segundo infarto.

Cuando se produce un infarto significa que parte del tejido del corazón murió. Eso no se recupera.  Pero se puede prevenir que haya otro evento que mate más tejido.  La muerte del tejido del corazón trae consecuencias. Algunas de ellas es el cambio de estructura del corazón, las paredes se afinan, el órgano se agranda. El paciente puede desarrollar insuficiencia cardíaca y arritmias.

m,m,
VER MÁS

Tiroides y arritmias

Tiroides y arritmias

La relación entre la hormona de la tiroides y arritmias ha sido estudiada por los investigadores desde hace tiempo. Un nuevo estudio publicado por la especialista Christine Baumgartner fue publicado en la revista Circulation. La investigación encontró qué los pacientes con altos niveles de tiroxina libre (FT4) tienen más posibilidades de desarrollar arritmias cardíacas o fibrilación auricular. Incluso si los niveles están dentro de lo normal. Los especialistas analizaron datos de 11 estudios de Europa, Australia y Estados Unidos.

A partir de este hallazgo, el nivel de hormona de tiroides podría ser tomado en cuenta como factor de riesgo para padecer fibrilación auricular. De esta manera, se podría identificar a los pacientes con tendencia a estas arritmias. Este estudio tiene otros como antecedente donde ya se había vinculado al nivel de tiroxina libre en sangre con la fibrilación auricular.

Las personas que toman la hormona de la tiroides por estar bajo tratamiento, sus niveles circulantes en sangre son altos. En esto se basará la próxima etapa de la investigación. Se verá si las conclusiones encontradas también se aplican a los pacientes que reciben tratamientos para la tiroides.

Efecto de la tiroides en las arritmias

El hipertiroidismo (demasiada actividad de la glándula tiroides) está considera entre los factores potenciales que toman los cardiólogos especialistas para diagnosticar la fibrilación auricular. Las hormonas tiroxina (T4) y triyodotironina (T3) regula la velocidad de las funciones corporales. Cuando hay hipertiroidismo, esas funciones se aceleran. Una de ellas es el ritmo cardíaco, al acelerarse produce arritmias como la taquicardia. Las hormonas de la tiroides también afectan a las células que producen los impulsos eléctricos del corazón. Cuando los niveles están elevados puede alterar el ritmo cardíaco.

La baja producción de la tiroides también afecta al corazón. Con el hipotiroidismo no hay riesgo de fibrilación auricular. Sin embargo, trae otras complicaciones como las bradi arritmias. En estas, el ritmo cardíaco tiene una frecuencia lenta.

¿Cómo se trata los problemas de tiroides y la fibrilación auricular?

Existen tratamientos adecuados para la fibrilación auricular y el hipertiroidismo. Sin embargo, puede haber dificultades. Para la primera se utiliza antiarrítmicos como la amidarona. Pero este medicamento puede afectar a la tiroides y estaría contraindicado para pacientes con altos niveles de tiroxina. La ablación podría ser un tratamiento definitivo para las arritmias de la fibrilación auricular.

m,m,
VER MÁS

triglicéridos altos

Tener los triglicéridos altos es una de las señales de alerta para los cardiólogos. El nivel considerado normal es menor a 150 mg/dl. Por encima de eso, el especialista comenzará a pedirle que cambie su dieta y sus hábitos. Cuando están sobre el nivel normal se convierten en un factor de riesgo cardíaco.

 

Los triglicéridos son las grasas que se encuentran en el tejido adiposo. “Los triglicéridos influyen en el endurecimiento de las paredes de las arterias y en que el diámetro de ellas sea más angosto”, explica Luis Alberto Gómez Macías, cardiólogo especialista en arritmias. Estas grasas circulan por la sangre y al llegar a los tejidos se almacenan como reserva de energías.

“El cuerpo convierte parte de las comidas en triglicéridos. Las azúcares, el alcohol, las calorías extras terminan almacenadas por si algún órgano necesita energía. Por eso, el tipo de alimentos que ingerimos y la cantidad de ejercicio que realizamos son claves para controlar los triglicéridos”, asegura el cardiólogo especialista.

Consecuencias de los triglicéridos altos

Cuando los niveles están por encima del límite,  aumentan los riesgos de enfermedades coronarias, arterioesclerosis, infarto al corazón, accidente cerebrovascular. En los casos de niveles muy altos puede derivar en pancreatitis.

Generalmente, las personas con triglicéridos altos tienen también problemas con el colesterol. En especial el LDL (llamado “malo”), que es el encargado de transportar el colesterol a las células y es el que colabora a la formación de placas en las arterias. El HDL, en cambio, es el que lo lleva al hígado para que sea eliminado.

“Los malos hábitos que contribuyen a los niveles altos de triglicéridos y colesterol, son por ejemplo el sedentarismo, la obesidad, una alimentación cargada de grasas saturadas y azúcar, fumar y tomar alcohol”, dice Gómez Macías, el cardiólogo especialista en arritmias. Y agrega qué otros factores que pueden complicar el cuadro son: diabetes, hipotiroidismo, insuficiencia renal o hepática y antecedentes familiares”.

Los investigadores David Fedida y Jodene Eldstrom  encontraron una relación entre el colesterol y las arritmias. El equipo de University British Columbia (UBC) encontró que el colesterol puede afectar al flujo de las corrientes eléctricas que generan el batido de corazón.  El Colesterol ciega el funcionamiento de una proteína que facilita el flujo de cargas eléctricas a través de las células del corazón. Mientras que el bajar de los niveles de colesterol aumenta su función. Al afectarse el sistema eléctrico, pueden aparecer las arritmias.

Soluciones contra los triglicéridos altos

Lo primero es analizar el estilo de vida presente para hacerlo más saludable. En caso de que sea necesario, bajar de peso e incorporar una rutina de ejercicios regular. También olvidarse del cigarrillo y del alcohol. Cambiar la forma de comer y cocinar, reemplazando las frituras por cocciones a la plancha, al horno, hervidas o al vapor. Reducir los alimentos altos en grasas saturadas y trans, así como los carbohidratos. Preferir alimentos ricos en fibra como las frutas, verduras y cereales.

Otro punto es pedir ayuda a un profesional especialista y recurrir al cardiólogo para que lo evalúe, y en caso de ser necesario, le administre medicación para controlar los triglicéridos y el colesterol (fibratos y estatinas).

m,m,
VER MÁS

Fibrilación auricular: mucho trabajo ¿aumentan el riesgo?

 

Fibrilación auricular y jornada laboral extensa

Un estudio asocia la fibrilación auricular con la cantidad de horas trabajadas. Esta arritmia es de las más riesgosas ya que puede generar trombos. Estos terminan produciendo un accidente cerebrovascular (ACV) o infarto. Los cardiólogos indican anticoagulantes como parte del tratamiento a los pacientes que tienen estas arritmias.  Se ha estudiado anteriormente la relación entre el estrés laboral, las horas de trabajo y la tasa de ACV. Pero hasta hace poco no se había relacionado a la fibrilación auricular con el tiempo de trabajo.

Un estudio prospectivo (con seguimiento promedio de 10 años), encabezado por  Mika Kivimäki y publicado en septiembre en European Heart Journal, analizó casos de trabajadores de mediana edad que no tuvieran antecedentes de fibrilación auricular.

De las casi 85.500 personas estudiadas, los especialistas tomaron dos grupos. Los que tenían más de 55 horas laborales por semana y los que cumplían un horario normal de entre 35 y 40 horas. El resultado fue que “los pacientes con largas jornadas de trabajo presentaron un incremento del riesgo de fibrilación auricular de 1,4 comparados con jornadas normales”.  Los especialistas concluyeron que “la jornada de más de 55 horas semanales aumenta el riesgo de fibrilación auricular en un 40 por ciento a 10 años, comparada con jornadas normales”. Otro  descubrimiento fue que “esta relación es independiente de factores como el nivel socioeconómico, la obesidad o la hipertensión”.

Fibrilación auricular y ¿estrés?

El mecanismo de esta relación entre tiempo de trabajo y el riesgo de sufrir fibrilación auricular todavía no está determinado. Pero, las hipótesis de los cardiólogos lo asocian al estrés. Sin embargo, no son concluyentes y podrían ser otros factores que incidan en la aparición de esta arritmia. En el estudio europeo se estableció: “Largas horas de trabajo estuvieron asociadas a un estilo de vida caracterizado por alta prevalencia de obesidad, inactividad física en el tiempo libre, tabaquismo y uso riesgoso del alcohol”.  Y también detalló que los participantes que trabajaron largas horas eran más propensos a sufrir síntomas de depresión y ansiedad. Así como menos propicios a tener hipertrofia ventricular izquierda, que aquellos que trabajaban horarios normales.

Desde 2016, en las guías europeas de prevención de enfermedades cardiovasculares, el estrés psicosocial en el trabajo fue incluido entre los factores de riesgos.

“Algunas investigaciones vinculan el estrés y las enfermedades mentales con un aumento en los síntomas de la  fibrilación auricular. Estos pacientes suelen tener problemas para dormir, no tienen un buen control de su salud ni tienen una buena alimentación”, explica Luis Alberto Gómez Macías, cardiólogo especialista en arritmias.

El cardiólogo especialista agrega: “Se ha estudiado también que es más difícil diagnosticar a los pacientes de fibrilación auricular que tienen depresión y ansiedad. Ellos sobreestiman  los episodios de las arritmias. Es decir, creen que tienen más episodios de los que registran en el electrocardiograma”.

“Tanto para las arritmias como para otras enfermedades cardíacas, controlar el estrés es clave. Se puede recurrir a técnicas como la meditación, yoga,  relajación. Pero también hacer ejercicio ayuda a reducir el estrés y la ansiedad”, asegura el cardiólogo especialista.

 

 

m,m,
VER MÁS

Sedentarismo: ¿por qué es tan malo?

El sedentarismo es uno de los “enemigos” de la salud y la vida sana. Los cardiólogos recomiendan caminar al menos 30 minutos al día para combatirlo. Otros especialistas médicos ponen énfasis en las bondades del ejercicio para bajar de peso, reducir el colesterol, el azúcar, fortalecer el corazón y otros músculos del cuerpo. ¿Pero por qué es tan malo el sedentarismo?

El primer motivo es la relación entre sedentarismo y  mortalidad. Un estudio realizado por el  Centro Médico de la Universidad de Columbia en Estados Unidos analizó la relación entre el volumen total y la acumulación de horas sedentarias –en casi ocho mil adultos durante cuatro años- y la mortalidad. El promedio de tiempo sin actividad física fue de 12,3 horas por día (de 16 que los pacientes estaban despiertos). Del total de pacientes del estudio, 340 fallecieron mientras los especialistas estaban realizando el estudio. Entre las conclusiones se encontró que aquellas personas que habían tenido sesiones de menos de 30 minutos sentados, tuvieron menos riesgo de muerte.

El sedentarismo enferma

Sedentarismo: más de ocho horas sentado tiene el mismo riesgo cardiovascular que ser obeso o fumador.

“Sólo el hecho de caminar reduce la mortalidad y la aparición de enfermedades. La actividad física no necesariamente debe ser intensa, sobre todo en pacientes cardíacos. Para ellos es importante hacer ejercicios según sus capacidades”, explica Luis Alberto Gómez Macías, cardiólogo especialista en arritmias. La actividad física moderada se ha vinculado con la reducción de mortalidad en enfermedades respiratorias, ciertos tipos de cánceres, diabetes y enfermedades cardiovasculares.

“Los estudios sobre el teman ponen al mismo nivel el riesgo cardíaco que implica el sedentarismo con el que viene aparejado con fumar o ser obeso. Sobre todo las personas que pasan más de ocho horas sentados”, explica el cardiólogo especialista en arritmias.

Varias investigaciones compiladas por la revista The Lancet concluyeron que hacer 60 minutos de ejercicio todos los días contrarresta las ocho horas sentado. Otros puntos a resaltar fueron que el sedentarismo duplica el riesgo de diabetes. También aumenta 2,5 veces el riesgo de infarto cardíaco o angina de pecho. Lo más alarmante fue que los más sedentarios tenían un 90 por ciento de riesgo de morir por causas cardíacas.

Pausa activa

Ejercicios para la pausa activa

Respecto a este tema, algunas  empresas han implementado las “Pausas activas”.  Consisten en cortar el tiempo de inactividad sentado frente a la computadora  y realizar 15 minutos de ejercicios simples. Se recomiendan dos series de ocho repeticiones. Son ejercicios para la cabeza, los hombros, brazos, troncos, caderas y piernas.

“Hay algunos consejos para incorporar ejercicio a la rutina diaria, aprovechando cada segundo. Por ejemplo: usar escaleras en lugar del ascensor, bajarse antes del transporte público para caminar hasta el destino o parquear el carro un poco más lejos.  Se recomienda  dejar la comodidad de lado y por ejemplo acercarse hasta el escritorio de un compañero en lugar de llamarlo por teléfono. También ir a pie a comprar a lugares cercanos o caminar mientras habla por celular”, explica el cardiólogo especialista en arritmias. Además, el doctor Gómez Macías recomienda  mantener una buena postura frente a la computadora. Otro tip es aprovechar si se tiene mascotas, para sacar a pasear al perro y caminar bastante.

m,m,
VER MÁS

Factores de riesgo de la insuficiencia cardíaca

corazón normal y con insuficiencia cardíaca.

Los factores de riesgo de la insuficiencia cardíaca pueden ser controlados para detener o retrasar la evolución. La causa más común es la enfermedad ateroesclerótica (los depósitos de colesterol en las paredes de las arterias achican el diámetro por el que fluye la sangre).

Los cardiólogos se esfuerzan por prevenir la insuficiencia cardíaca, controlando los factores de riesgo. En la insuficiencia cardíaca “el corazón no bombea suficiente cantidad de sangre. La sangre se acumula en las venas, hay retención de líquidos en el paciente y se hinchan las extremidades inferiores. El líquido también se acumula en los pulmones”, explica Luis Alberto Gómez Macías, cardiólogo especialista en arritmias. “

La calidad de vida de un paciente con insuficiencia cardíaca se ve afectada. “Sus actividades y vida cotidiana se ven limitados por el cansancio extremo, la falta de aire, la hinchazón, y la necesidad de dormir sentado”, asegura el cardiólogo especialista en arritmias.

La mayoría de los pacientes con insuficiencia cardíaca –cerca del 80 por ciento- tienen arritmias ventriculares. En menor medida –entre 15 y 30 por ciento-, sufren fibrilación auricular (una de las arritmias que tienen riesgo de ACV). La bradicardia es otra de las arritmias que suele afectar a los pacientes con insuficiencia cardíaca.

Principales factores de riesgo de la insuficiencia cardíaca

+Hipertensión arterial sin control: la fuerza de la sangre en los vasos sanguíneos obliga al corazón a latir

más fuerte que lo normal. Con el tiempo, las cámaras del corazón se debilitan y deforman.

 

+Enfermedad coronaria o arterioesclerosis.

+Diabetes: suele traer aparejadas hipertensión arterial y ateroesclerosis.

+Hipertiroidismo: eleva la frecuencia de los latidos y con el tiempo debilita el músculo.

+Síndrome Metabólico: quienes los sufren tienen obesidad abdominal, triglicéridos altos, hipertensión, bajo colesterol HDL, altos niveles de azúcar.

+Infarto cardíaco: las cicatrices del infarto tienen menos elasticidad. Esa zona no se contrae con normalidad.

+Defecto congénito.

+Válvulas cardíacas anormales: cuando no se abren como corresponde obligan al corazón a latir con más fuerza para que la sangre siga circulando.

+Enfermedad del músculo cardíaco: si el miocardio está dañado, el paciente terminará con insuficiencia cardíaca.

m,m,
VER MÁS

Stent: ¿qué hacer después del alta?

Stent

 

El stent se coloca durante la angioplastia para abrir las arterias coronarias obstruidas o que se han estrechado por las placas de colesterol.  Estas placas hacen que el flujo sanguíneo no sea el adecuado y pueden producir un infarto.

Es un procedimiento mínimamente invasivo. La recuperación es de dos a cinco días, dependerá de qué tan afectado quedó el músculo cardíaco y cuál es el estado general del paciente.

No siempre que se hace una angioplastia se coloca un stent. Sólo cuando el cardiólogo especialista lo decida durante el estudio hemodinámico. Los cuidados post operatorios duran entre  15 a 20 días.

Post operatorio del stent

La herida por donde el cardiólogo especialista inserta el catéter debe monitorearse los primeros días. El acceso puede ser por la ingle, muñeca o brazo. Esa área debe mantenerse seca al menos 24 horas. Hay que controlar que  no se infecte, se ponga roja o tenga secreciones. Su cardiólogo le indicará cuándo cambiar la venda. Si sangra, el paciente deberá acostarse y presionar durante media hora.  Si no se detiene, deberá ir al médico.

De acuerdo a qué zona eligió el cardiólogo especialista para introducir los catéteres, los cuidados serán distintos. Si el acceso fue por la ingle, los primeros días se recomienda evitar las escaleras y largas caminatas. También las actividades que pongan en movimiento la herida.

Cuando el acceso fue por la muñeca o brazo, se deben evitar levantar peso con el brazo dónde el cardiólogo realizó el procedimiento.  Si la extremidad en la que se hizo la intervención cambia de color, se pone fría o pierde sensibilidad, tendrá que consultar al especialista.

El cardiólogo será quien le indique cómo retomar sus actividades.  El especialista decidirá el alta para que vuelva a trabajar.

Hábitos saludables

El cardiólogo le recomendará cambios para su vida tras la cirugía. “La alimentación debe ser saludable y sobre todo, baja en grasas y sal. Si el paciente fumaba o tomaba alcohol tendrá que dejarlo”, explica Luis Alberto Gómez Macías, cardiólogo especialista en arritmias. También señala que el estrés es un factor de riesgo a reducir.

“Un paciente al que se le colocó un stent debe controlar sus niveles de colesterol, para prevenir un nuevo evento cardíaco. Y también tiene que mantener la presión arterial y glucemia normales”, asegura el especialista en arritmias.

Hacer ejercicios es importante para fortalecer el corazón. Será el cardiólogo quien determine qué tipo de ejercicios y cuándo comenzar con la actividad, tras la colocación del stent.

Los primeros días el paciente deberá estar atento a no sentir dolor de pecho, dificultad para respirar o tener arritmias. Los desmayos y la fiebre también son motivos para consultar al cardiólogo.

Otro punto importante en el post operatorio de un stent es no olvidar tomar la medicación recetada por el especialista, en la forma que se lo indicó. Tras la colocación del stent, el paciente tomará anticoagulantes para evitar coágulos en las arterias y en el stent.

Los cuidados de su salud son de por vida. Si el ánimo del paciente decae, se puede acompañar con apoyo psicológico de un especialista.

m,m,
VER MÁS