enfermedades cardiovasculares archivos – Ecuarritmias

All Posts Tagged: enfermedades cardiovasculares

¿Qué es la muerte súbita?

Qué pasa en el cuerpo cuando un evento de estos sucede, qué lo provoca, cómo se previene, cómo actuar.

La sangre deja de fluir, no irriga los órganos y sobre todo no llega al cerebro. Esto produce una pérdida de conciencia y la muerte que se da de forma inesperada. Minutos antes de perder la conciencia se empiezan a sentir los síntomas. Puede suceder en personas con enfermedad cardíaca diagnosticada o desconocida. El corazón empieza a latir peligrosamente rápido, haciendo que tiemble en lugar de bombear sangre al cuerpo y al cerebro. En pocos minutos llega la muerte.

Palpitaciones, dolor de pecho, mareo y finalmente desmayo, son las señales que se presentan. La mayoría de las veces, la muerte súbita está relacionada con una arritmia cardíaca maligna que produce un paro cardíaco. Las más comunes son la fibrilación auricular y la taquicardia ventricular. Las personas que sufren enfermedades en las arterias coronarias tienen un factor de riesgo más alto, ya que hay una relación de 80 por ciento entre estos eventos y esa patología.

Los deportistas también pueden sufrir muerte súbita, a pesar de llevar una vida y alimentación sanas. Muchas veces no puede conocerse las causas de estas muertes inesperadas y el diagnóstico escapa a los controles médicos de rutina, sin embargo, algunas razones frecuentes son la miocardiopatía hipertrófica (enfermedades que afectan al músculo del corazón y al bombeo de la sangre) y la displasia arritmogénica de ventrículo derecho (enfermedad congénita caracterizada por la atrofia muscular y reemplazo del miocardio ventricular derecho por tejido adiposo o fibroadiposo).

En algunas ocasiones el paciente se recupera solo de la muerte súbita, que puede confundirse con un simple desmayo. En otras ocasiones, es necesario desfibrilar al paciente (con una descarga eléctrica) o hacerle Resucitación Cardio Pulmonar (RCP).  Es importante en todos los casos llamar a la emergencia, antes de comenzar a asistir al paciente.

En algunos países es obligatorio que exista un equipo de cardioversión eléctrica externa en los lugares de concurrencia masiva como pueden ser aeropuertos, museos, estadios de fútbol, malls, clubes, dependencias públicas, entre otros. Los propietarios de los lugares están obligados a comprar los dispositivos e instruir a su personal en cómo utilizarlos.Un estudio publicado en New England Journal of Medicine, encabezado por el doctor Myron L. Weisfeldt, director del Departamento de medicina de la Facultad de medicina de la Universidad de Johns Hopkins en Baltimore; prueba que las probabilidades de sobrevivir a un paro cardíaco son mayores si lo causa una arritmia «desfibrilable» y si los transeúntes pueden administrar reanimación cardiopulmonar (RCP) y un choque con un desfibrilador externo automático (DEA) que esté a mano. El equipo de Weisfeldt recopiló datos sobre 12.930 paros cardíacos (2.042 ocurrieron en un lugar público y 9.564 en el hogar). El 79 por ciento eran arritmias desfibrilables, entre estos tipos de paros cardíacos, el 34 por ciento de las personas que fueron tratadas con un DEA usado por un espectador en un lugar público sobrevivieron y fueron dadas de alta del hospital.

En los pacientes diagnosticados con riesgo de muerte súbita, se les suele colocar cardio desfibriladores  implantables (son de tamaño y aspecto similar al marcapaso pero realizan de manera automática e inmediata la desfibrilación para recuperar al paciente).  Son indicados para personas con arritmias malignas, insuficiencia cardíaca y para aquellos que han presentado ya muerte súbita y fueron reanimados con éxito.

 

m,m,
VER MÁS

Fibrilación auricular: mucho trabajo ¿aumentan el riesgo?

 

Fibrilación auricular y jornada laboral extensa

Un estudio asocia la fibrilación auricular con la cantidad de horas trabajadas. Esta arritmia es de las más riesgosas ya que puede generar trombos. Estos terminan produciendo un accidente cerebrovascular (ACV) o infarto. Los cardiólogos indican anticoagulantes como parte del tratamiento a los pacientes que tienen estas arritmias.  Se ha estudiado anteriormente la relación entre el estrés laboral, las horas de trabajo y la tasa de ACV. Pero hasta hace poco no se había relacionado a la fibrilación auricular con el tiempo de trabajo.

Un estudio prospectivo (con seguimiento promedio de 10 años), encabezado por  Mika Kivimäki y publicado en septiembre en European Heart Journal, analizó casos de trabajadores de mediana edad que no tuvieran antecedentes de fibrilación auricular.

De las casi 85.500 personas estudiadas, los especialistas tomaron dos grupos. Los que tenían más de 55 horas laborales por semana y los que cumplían un horario normal de entre 35 y 40 horas. El resultado fue que “los pacientes con largas jornadas de trabajo presentaron un incremento del riesgo de fibrilación auricular de 1,4 comparados con jornadas normales”.  Los especialistas concluyeron que “la jornada de más de 55 horas semanales aumenta el riesgo de fibrilación auricular en un 40 por ciento a 10 años, comparada con jornadas normales”. Otro  descubrimiento fue que “esta relación es independiente de factores como el nivel socioeconómico, la obesidad o la hipertensión”.

Fibrilación auricular y ¿estrés?

El mecanismo de esta relación entre tiempo de trabajo y el riesgo de sufrir fibrilación auricular todavía no está determinado. Pero, las hipótesis de los cardiólogos lo asocian al estrés. Sin embargo, no son concluyentes y podrían ser otros factores que incidan en la aparición de esta arritmia. En el estudio europeo se estableció: “Largas horas de trabajo estuvieron asociadas a un estilo de vida caracterizado por alta prevalencia de obesidad, inactividad física en el tiempo libre, tabaquismo y uso riesgoso del alcohol”.  Y también detalló que los participantes que trabajaron largas horas eran más propensos a sufrir síntomas de depresión y ansiedad. Así como menos propicios a tener hipertrofia ventricular izquierda, que aquellos que trabajaban horarios normales.

Desde 2016, en las guías europeas de prevención de enfermedades cardiovasculares, el estrés psicosocial en el trabajo fue incluido entre los factores de riesgos.

“Algunas investigaciones vinculan el estrés y las enfermedades mentales con un aumento en los síntomas de la  fibrilación auricular. Estos pacientes suelen tener problemas para dormir, no tienen un buen control de su salud ni tienen una buena alimentación”, explica Luis Alberto Gómez Macías, cardiólogo especialista en arritmias.

El cardiólogo especialista agrega: “Se ha estudiado también que es más difícil diagnosticar a los pacientes de fibrilación auricular que tienen depresión y ansiedad. Ellos sobreestiman  los episodios de las arritmias. Es decir, creen que tienen más episodios de los que registran en el electrocardiograma”.

“Tanto para las arritmias como para otras enfermedades cardíacas, controlar el estrés es clave. Se puede recurrir a técnicas como la meditación, yoga,  relajación. Pero también hacer ejercicio ayuda a reducir el estrés y la ansiedad”, asegura el cardiólogo especialista.

 

 

m,m,
VER MÁS