Detectores de arritmias – Ecuarritmias

revision medica

Detectores de arritmias

Con ayuda de estos estudios, el cardiólogo puede diagnosticar alteraciones en el ritmo cardíaco.

MONITOR DE EVENTOS CARDÍACOS

Hay varios tipos:

  •          Holter tradicional

Es un monitor que registra los ritmos cardíacos durante 24 o 48 horas. Sirve para diagnosticar episodios arrítmicos y para detectar y asociar el ritmo cardíaco con los síntomas que manifestó el paciente en la consulta.  Es importante que el paciente realice sus actividades normales y lleve un diario de lo que hace durante la prueba para que el médico contextualice los episodios.

La rutina diaria tendrá algunas limitaciones, por ejemplo ejercicios que impliquen esfuerzo físico. El paciente no podrá bañarse durante el tiempo que esté usando el aparato y mucho menos sumergirse en una piscina. El monitor no puede humedecerse. Deberá tener cuidado al vestirse y desvestirse de no mover o desconectar los electrodos. Son fáciles de recolocar, usted mismo podrá hacerlo.

  •     Implantable

Se implanta debajo de la piel en el tórax. El  procedimiento es sencillo y debe cuidarse la herida los días posteriores a la cirugía. Los pacientes deberán asistir al médico periódicamente para que el profesional descargue la información de sus ritmos cardíacos registrados por el monitor. El tiempo que la persona tendrá el monitor implantado será decisión del profesional.

 

  •         Portátil

Otra opción es que el paciente se lleve a su casa por un periodo de tiempo determinado un holter sin cables y lo tenga cerca siempre. Cuando siente algún síntoma debe apoyar sus manos sobre los sensores para que el monitor registre el ritmo cardíaco.

 

ERGOMETRÍA

También se la conoce como prueba de esfuerzo, ya que consiste en monitorear al paciente mientras realiza ejercicio  en bicicleta fija o caminadora.  Valora la respuesta del corazón frente al ejercicio

Se realizan dos electrocardiogramas antes de iniciar la prueba de esfuerzo, uno con el paciente acostado y otro con el paciente de pie. Cuando la persona se pone en movimiento se mantiene un control electrocardigráfico en todo momento. Se registra el tiempo de recuperación tras la prueba. En algunos casos también se mide la presión arterial.

 

TILT TEST

Está indicado para pacientes que sienten mareos, sensación de estar aturdidos, con o sin pérdida de conciencia. Estos síntomas generalmente se sospecha que están asociados con la baja de la presión y la taquicardia. Se utiliza para diagnosticar síncope y disautonomía o enfermedad vaso vagal (una alteración del Sistema Nervioso Autónomo que es el que regula funciones como el pulso, la presión, la temperatura y la respiración).

Se acuesta al paciente en una camilla en posición horizontal y se le hace control de electrocardiograma, presión arterial y ritmo cardíaco. La misma cama cambia a posición vertical (entre 60 y 80 grados). La prueba termina cuando el paciente se desmaya o desarrolla alguno de los síntomas significativamente.

 

ESTUDIO ELECTROFISIOLÓGICO

Sirve para evaluar las funciones eléctricas del  corazón y detectar latidos anormales o arritmias. Es un procedimiento mínimamente invasivo pero debe realizarse en un quirófano.  A través de catéteres insertados por las venas del cuello o la ingle, se llega al corazón guiándose por imágenes radiológicas y reconstrucción tridimensional de la anatomía cardíaca. Se colocan en el corazón electrodos que toman las señales eléctricas del órgano y que permiten determinar si hay anomalías.

 

 

m,m,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *